Liderazgo y sujeción en el matrimonio

En nuestro mundo actual estamos dominados por la mentalidad del “como hacerlo”. Cuando comenzamos a comprender el plan de Dios para nuestras vidas, la forma como el desea que nos relacionemos el uno con el otro, guardamos la esperanza de que nos de una serie de pasos sencillos que nos lleven a convertirnos en esa clase de personas. Pero no existe esa enseñanza en la Biblia. No encontramos el ella “los diez pasos hacia un matrimonio feliz”. No hay un proceso simple que nos lleve a obtener siquiera un éxito aparente. Únicamente por medio de su espíritu, de las palabras que eEl nos habla, y del nuevo hombre que El va formando en nosotros, podremos vivir en la forma que El desea que vivamos.

A medida que aprendemos d Dios, nuestras relaciones matrimoniales estarán más y más controladas por las actitudes de Dios. El amor de Dios tuvo su más clara expresión cuando envió a su hijo para que mediante su muerte, nosotros recibiéramos vida. Allí Dios demostró su corazón de siervo. Cristo es el “modelo ” para nuestro matrimonio. Tanto el papel del esposo como el de la esposa se limita a ser servidores el uno del otro. Cuando nuestras relaciones están dominadas por esa actitud, nuestras vidas llegarán a ser todo lo que Dios desea que sean, especialmente en el matrimonio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s